¡Hola a todos/as! Soy Carmen García Piqueras y he jugado al baloncesto casi desde que tengo uso de razón. He visto al CB UCA fundarse y crecer, pero actualmente tengo que conformarme con seguir sus pasos más en la distancia de lo que me gustaría. 

El motivo de tal circunstancia es que me encuentro en Valencia, terminando la carrera de Psicología. ¿El lado bueno? He podido aprender a lo largo de estos años en la Universidad lo importantísimo que resulta tener una buena salud psíquica. He tenido y tengo la suerte de poder ver reflejado todo lo que estudio en esta gran familia que nos ha brindado el baloncesto. Y a su vez el baloncesto me ha ayudado a tener otra visión de la Psicología. Sí, el cómo somos, sentimos y pensamos, nos influye en todo, y también en el deporte.

Por eso se me ocurrió la idea de que, ya que no puedo acompañaros de pabellón en pabellón, podría aportar desde mi más humilde postura de estudiante algunas cosillas que espero que os sirvan tanto como me han servido (y sirven) a mí.

Muchas gracias por permitirme abrir esta sección, que se dividirá en diversos capítulos que se publicarán una vez por semana.

Miércoles, 05 Agosto 2015 14:48

Capítulo 2: Activación y rendimiento

Siguiendo con el jugador de la semana pasada, ¿recordáis cómo la presión del momento y su estado de nerviosismo le llevaron a fallar aquellos tiros libres decisivos? Solemos pensar que la activación es positiva para practicar deporte, pero acabamos de ver que el exceso de la misma puede ser perjudicial.  ¿Cómo se relacionan entonces la activación fisiológica y el rendimiento?

La mayoría de los deportistas y entrenadores suelen estar de acuerdo con la hipótesis de la “U” invertida (R.Yerkes y J.Dodson). Este enfoque defiende que el nivel de rendimiento de un deportista aumenta a medida que lo hace su activación, hasta alcanzar un punto máximo u óptimo en el que se obtienen los mejores resultados. A partir de este punto, si la activación sigue aumentando provocará un importante deterioro en el rendimiento.  Esta hipótesis resulta mucho más sencilla de comprender si la vemos representada gráficamente. 

Ya sabemos que una sobreactivación empeorará el rendimiento, pero un exceso de relajación tampoco nos ayudará a conseguir resultados positivos.

La clave está en el punto de rendimiento óptimo, pero ¿acaso es para todos el mismo? ¿Todos los deportistas alcanzan ese nivel ideal al mismo ritmo? La respuesta es no. La dificultad de la tarea, la experiencia del deportista o sus características personales, fisiológicas y técnicas pueden influir en el nivel óptimo de su rendimiento, que además será diferente al del resto de deportistas.

Surge así el modelo de la zona individual de funcionamiento óptimo (Hanin) que asume que el nivel óptimo de rendimiento varía de una persona a otra, y que además no se trata de un punto único y fijo sino de una “zona óptima” que puede situarse en cualquier tramo del gráfico, incluso en los extremos. train

Os animo por lo tanto a que encontréis vuestra “zona de funcionamiento óptimo”, ya que tener un buen conocimiento de la misma es el primer paso para empezar a controlarla y mejorar vuestro rendimiento.  Para ello podéis seguir algunas pautas:

– Identificar las emociones relacionadas con la activación necesaria para lograr un buen rendimiento: rememorar cómo te sentiste la última vez que disputaste un partido muy bien te servirá para saber qué te ayuda a rendir mejor.

– Reconocer cómo los factores situacionales y personales te influyen: entender cómo te afecta lo que acontece fuera de la cancha puede serte muy útil. ¿Has aprobado los exámenes o por el contrario has suspendido todas? Quizás el motivo de tu rendimiento está fuera de la pista.

– Reconocer los signos del aumento de la activación (o de la presión, la angustia…): intenta darte cuenta del momento en que tus músculos se tensan más de lo normal, te aumenta el ritmo cardíaco o tienes la boca muy seca, ya que son señales de que tu activación se está incrementando.  Aprender a identificar ese tipo de sensaciones es el primer paso para manejarlas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.